Concierto de Cuencos Cantores Tibetanos

¡Pulsa aquí para saber las próximas fechas de cursos y conciertos!

Los cuencos tibetanos son unos cuencos metálicos que están realizados artesanalmente en una aleación de varios metales y tienen una forma y un temple especiales que les permite sonar al ser frotados en su borde con una baqueta de madera. Producen una gama de sonidos armónicos o sobretonos (un sonido fundamental del cual se desprenden otros más agudos que guardan una relación armónica entre sí) y tienen una sonoridad que perdura por largo tiempo expandiéndose por todo el ambiente, cambiando la vibración de su entorno.

Los cuencos están compuestos por una aleación de siete a doce metales, entre los que podemos destacar: oro, plata, estaño, mercurio, plomo, cobre, hierro y níquel, siendo estos dos últimos muchas veces de origen meteorítico, ya que la cantidad de meteoritos en esta región es mayor que en otras partes del planeta y los artesanos veían en ellos la mano de los dioses, por lo que en la composición de muchos cuencos encontramos trazas metálicas de origen desconocido. Algunos de estos metales corresponden energéticamente a los chakras y meridianos energéticos del cuerpo, así como frecuencia de onda, calor densidad, etc.…

Se dice que estos metales tienen relación con siete planetas, siete notas musicales y siete chakras principales. Cada cuenco corresponde a una nota musical, pero proyecta además cinco sonidos básicos y una serie de armónicos a veces inaudibles que actúan poderosamente limpiando, activando y armonizando nuestros sistemas internos y despertando estados de supraconsciencia, recuerdos de otras vidas y experiencias místicas de diversa índole.  

La terapia del sonido a través de los cuencos se basa en el principio de resonancia, por el cual una vibración más intensa y armónica contagia a otra más débil, disonante o no saludable. La vibración tiene la capacidad de llegar más allá, a través de las ondas vibratorias, y provocar una vibración similar en otro cuerpo. El sonido actúa en nuestras ondas cerebrales, ayudándonos a entrar en otros niveles de conciencia, donde son posibles los estados místicos, haciéndonos más receptivos a la auto-sanación física, mental y emocional.

A mucha gente se le conmueve el espíritu cuando escucha el sonido viviente de los cuencos cantores. A veces el sonido inspira el sentimiento de un gran espacio o de una paz profunda. Estas y otras experiencias así como el sentimiento de bienestar físico después de un "baño" de cuenco cantor es muy común y no se debe únicamente a la relajación o a la autosugestión sino a la vibración recibida de los cuencos. 

Previamente a comenzar el concierto se realizará una breve meditación basada en la respiración y observación de uno mismo, que centra la mente y elimina el ruido de fondo y dispersión mental habitual en la que vivimos, invitando al oyente a viajar hacia el interior de su universo.


 

PRÓXIMAS FECHAS: Si quieres saber cuando se hace el próximo concierto pulsa aquí

 

 

Se hacen conciertos concertados para grupos (mínimo 10 personas). Precios especiales a partir de 20.

Si regentas un centro o sala podemos trasladarnos y tocar allí, para más información ponte en contacto con nosotros.