Próximos eventos

SESIÓN TERAPÉUTICA POR SONIDO EN BARCELONA
Desde viernes, 12 de septiembre 2014 Hasta viernes, 12 de septiembre 2014 20:30h
Centro Adhara Yoga
 
EXTRACCIÓN CHAMÁNICA CON CUENCOS TIBETANOS Y CUARZOS
Desde sábado, 13 de septiembre 2014 Hasta domingo, 14 de septiembre 2014 10:00h
Centro Adhara Yoga
 
CONCIERTO DE CUENCOS TIBETANOS Y CANTOS ARMÓNICOS EN MADRID
Desde viernes, 19 de septiembre 2014 Hasta viernes, 19 de septiembre 2014 20:30h
Círculo Armonía
 
EXTRACCIÓN CHAMÁNICA CON CUENCOS TIBETANOS Y CUARZOS MADRI...
Desde sábado, 20 de septiembre 2014 Hasta domingo, 21 de septiembre 2014 10:00h
Círculo Armonía
 
CURSO DE CUENCOS TIBETANOS Y CANTO ARMÓNICO EN MADRID
Desde sábado, 4 de octubre 2014 Hasta domingo, 5 de octubre 2014 10:00h
Centro Samsara
 
TODAS LAS ACTIVIDADES
CURSOS
CONCIERTOS
EXCURSIONES

Boletín

Entrevista de radio

a Rafa Monsonís sobre terapia de sonido

 

sonidos-ancestrales-cuencos-tibetanos

Nuevo disco Sonidos Ancestrales

¡Envío gratuito a toda España!

Comprar ahora

La sinfonía de sonido y vibración del cuerpo

Cuadros de Sonido: Haciendo Visibles las Vibraciones Invisibles

En nuestra cultura moderna donde para muchos ver es creer, ¿cómo sabemos que lo que dicen las sagas y los practicantes de energía acerca del poder del sonido es verdad? ¿Hay evidencias que la vibración y el sonido pueden afectar la materia, interactuar con nuestras moléculas y estimular la curación? Y en ese caso, ¿podemos nosotros medir sus efectos?

En el siglo dieciocho, el científico alemán y músico Ernst Chladni, conocido como el padre de la acústica, dio un paso hacia contestar estas interrogantes. Él demostró, en simples y sencillos experimentos visuales, que el sonido afecta la materia. Cuando él tomó un arco de violín alrededor del borde de una placa cubierta con arena fina, la arena formó varios patrones geométricos, como se muestra abajo.

Otro pionero en esta arena fue el Dr. Hans Jenny. Suizo, doctor en medicina y científico, Dr. Jenny comprendió la importancia de la vibración y el sonido, y partió para estudiarlos de un único ángulo. Sus fascinantes experimentos en el estudio de fenómenos de ondas que él llamó cimática - cymatics (del kyma griego, significando “la onda”), nos proporciona nada menos de cuadros de cómo el sonido influencia la materia.

En los años sesenta, el Dr. Jenny puso arena, fluido y polvos sobre platos de metal, que él hizo vibrar con un generador especial de frecuencia y una bocina. Sus experimentos produjeron bonitos e intrincados patrones que eran únicos para cada vibración individual (vea las fotografías debajo). Es más, estos patrones variantes permanecieron intactos mientras el sonido pulsaba a través de la sustancia. Si se detenía el sonido, el patrón colapsaba.

Para muchos, estos experimentos muestran que el sonido puede, de hecho, alterar formas, que diferentes frecuencias producen diferentes resultados, y ese sonido realmente crea y mantiene la forma.

Las fotografías abajo fueron tomadas por el trabajo del Dr. Jenny en cimática.
Usado con el permiso de la edición de dos-volúmenes de Cimática: Un Estudio de Fenómenos de Onda
MACROmedia, 219 Grant Road, Newmarket, NH 03857.
www.cymaticsource.com

Aunque es mejor conocido por sus estupendas imágenes de cimática, el Dr. Jenny también era artista y músico, así como filósofo, historiador y científico físico. Quizás más importante, él era un estudiante serio de las maneras de la naturaleza con los poderes perspicaces de observación.

Ya fuera el ciclo de las estaciones, las plumas de un pájaro, una gota de lluvia, la formación de patrones climáticos, montañas u ondas - o aún la poesía, la tabla periódica, música o sistemas sociales - el Dr. Jenny vio un subyacente tema unificador: patrones de ondas, producidos por vibración.

“Dondequiera que vemos, podemos describir lo que vemos en términos de periodicidades y ritmos,” escribió. “Cuando la naturaleza crea algo, cualquier cosa que crea en este estilo periódico.” 1

Para él, todo reflejaba inherentes patrones de vibración, involucrando número, proporción y simetría—lo que él llamó el “principio armónico.”

El Dr. Jenny animó a continuar la investigación del fenómeno de ondas. El propósito de tales estudios, explicó, era “escuchar” los sistemas de la Naturaleza.

“Lo que queremos hacer es, que aprendamos a ‘escuchar’ los procesos que florecen en las flores, a ‘escuchar’ la embriología en sus manifestaciones y aprehender el proceso de interiorizar,” escribió. 2



Nuestras Células Responden al Sonido

Las implicaciones del trabajo del Dr. Jenny son inmensas, especialmente para el campo de sanar y medicina vibratoria. Si el sonido puede cambiar las sustancias, ¿puede alterar nuestro paisaje interior? Puesto que los patrones de vibración son ubicuos en su naturaleza, ¿qué papel juegan creando y sosteniendo las células de nuestros propios cuerpos? ¿Cómo los patrones vibratorios de un cuerpo enfermo difieren de los patrones que el cuerpo emana cuándo es saludable? ¿Y podemos darle vuelta a las vibraciones enfermas y volverlas saludables?

Mientras el Dr. Jenny no se enfocó en las posibilidades curativas del sonido y vibración, su trabajo inspiró a muchos cuyo destino era hacer eso.

Dos otros investigadores que han creado una abrumadora evidencia visualdel poder del sonido son los científicos japoneses, Masaru Emotoy Fabien Maman. Maman, compositor francés, acupunturista y bioenergetista, y Helene Grimal, una bióloga, experimentaron con células saludables y células cancerosas para ver cómo ellos responderían a la voz y a los varios instrumentos. En su libro El Papel de la Música en el Vigésimo primer Siglo, (The Role of Music in the Twenty-First Century) Maman reporta que entre los dramáticos efectos de sonido que capturaron en sus fotografías estaba la progresiva desestabilización de la estructura de células cancerosas. Cuando Maman tocaba sonidos que progresaban hacia arriba de la escala musical, las células cancerosas eventualmente explotaron.

El Científico japonés, Masaru Emoto mostró los potentes efectos del sonido, fotografiando cristales de agua. En sus notables experimentos, él tocó música clásica y canciones folklóricas de Japón y de otros países a través de portavoces puestos al lado de las muestras de agua. Él luego congeló el agua para hacer cristales y comparó la cristalina estructura de diferentes muestras. Con cada pieza musical, la muestra de agua formó diferentes cristales, hermosamente geométricos. Cuando tocó música metalica pesada, la estructura hexagonal básica del cristal de agua se quebró en pedazos.

En otro experimento, Emoto y trescientos otros se congregaron en las orillas de un lago fuertemente contaminado en Japón, y habló en voz alta una afirmación de paz y gratitud. Los cristales del agua cambiaron de una nublada y torcida imagen antes de la oración, a lindos cristales geométricos, después de la oración.

 

Grupos más pequeños de personas han repetido este experimento en otros lagos alrededor del mundo, con resultados similares a los que Emoto ha publicado en el segundo volumen de sus Mensajes del Agua (Messages from Water).

por Patricia R. Spadaro

traducción de Adela Kaufmann
del del Sitio Web Cymatics