Como tocar un Cuenco Tibetano

Antes de tocar un Cuenco Tibetano, deberíamos hacer un autoanálisis de nuestro estado interior, si estamos con estres o ansiedad recomiendo cerrar los ojos y hacer varias respiraciones profundas inspirando por la nariz y exhalando por la boca hasta que nuestro estado sea más calmado y sosegado. También aconsejo que el lugar donde vamos a tocar sea el adecuado, que no hayan ruidos molestos y nos sintamos a gusto y cómodos. Después ya podemos coger nuestro cuenco.

 

Hay dos formas de tocar los Cuencos Cantores

A) BATIDO o fricción por el borde con una baqueta de madera o madera forrada con fieltro.

Hay que tener en cuenta que cada cuenco tiene una baqueta con la que sonará mejor. Hay baquetas de distintos tipos de madera y de fieltro, así como de tamaño y forma, por lo que disponer de distintos tipos de baquetas nos irá bien para probar el cuenco.

Frotaremos con alguna baqueta, en su parte externa del borde superior alrededor de su perímetro y mantendremos una adecuada presión, se producirán sonidos cuyo volumen puede aumentar a medida que la velocidad del giro y presión ejercida sea mayor.

  • Primero probamos a batir el cuenco con una baqueta forrada con fieltro: Colocamos la baqueta un poco inclinada (en un ángulo entre 30º y 45º) y giramos la baqueta por el borde externo del cuenco sin levantarla, hacia la derecha o hacia la izquierda.
  • Si el cuenco no saca un sonido armónico probaremos a batir con una baqueta de madera: Para batir con madera hay que hacerlo con un poco más de suavidad ya que el sonido de la madera con el metal puede llegar a ser muy estridente.
  • Una vez hemos sacado sonido del cuenco tratamos de sintonizarnos con él, intentado que el sonido no sea ni demasiado alto ni demasiado bajo, y que el sonido sea lo más dulce posible, evitando que se produzcan estridencias.

Si batimos con fieltro lo más común es que al principio nos salga una vibración. Pero si aplicamos más presión podemos transformar esa vibración en un sonido más agudo. (Esto depende del cuenco), hay cuencos que sólo se les puede sacar vibración, cuencos sólo con sonido agudo y cuencos con sónido y vibración.

B) GOLPEO o PERCUSIÓN: Por otro lado, se puede simplemente golpear como si de una campana se tratase y sentir la vibración que emite el cuenco, como entra en nuestro cuerpo y va desapareciendo. Si disponemos de varios, podremos hacer una especie de melodía combinando sus sonidos. Se recomienda usar baquetas forradas en piel, goma o algodón para el golpeo.

También se puede hacer sonar el cuenco con los nudillos o con la palma de la mano, produciendo un sonido similar al que produciría una baqueta forrada de fieltro o algodón prensado.

 

Para aprender más sobre cuencos puedes apuntarte a uno de nuestros talleres formativos, pulsando aquí puedes ver cuando se realizan los próximos.

Y para adquirir un cuenco de calidad puedes visitar nuestra tienda online pulsando aquí.

Rafa Monsonís

Terapeuta de Sonido

Sitio Web: www.cuencostibetanos.es
volver arriba